sábado, 25 de noviembre de 2017

Regala Poesía


Regala Poesía estas navidades pincha en Amazon y entra a mi mundo. Encontrarás mis libros a unos precios increíbles. Date el gusto de leer poesía y enamorar al mundo que te rodea. 


Espejos convexos y otros poemas es el resultado de una recopilación de poemas. Ellos han participado en distintas antologías poéticas, compartido sentimientos con diferentes lenguas. Espejos convexos y otros poemas es el arte de abrazar, amar, morir y volver a nacer. Es el placer, el valor que me da el sueño para poder volar. Es esa línea que cruzó cada vez que escribo para que puedan ver más de mí.





Sueña, recorre, disfruta de los sentimientos a través de las palabras. Relatos y prosas en esta segunda edición se muestra más desenfadada y económica para que la recopilación de emociones que este libro narra atraviese el entendimiento y estalle en el interior del lector.



El tren de abril es una manera de ver la vida. Un punto de la realidad, una distancia para analizar los momentos de silencios. Es la vida en sus distintas etapas. En el tren de abril van cayendo los recuerdos y se detienen los pensamientos, se confunde el alma entre el ruido del tren, el mal tiempo que sopla afuera y la indiferencia que a veces nos provoca el sentirnos descuidados. Vamos soñando con ese futuro que se nos hace inalcanzable pero al final, esta tan cerca como la última estación del tren.







martes, 14 de noviembre de 2017

Entrevista

Comparto esta linda nota que me hicieron el martes y se publicó el viernes 10 de noviembre de 2017 en el periódico La Comarca de aquí del Bajo Aragón. Gracias B. Severino  



domingo, 5 de noviembre de 2017

Llegada




LLEGADA 

A Javier Méndez



Un grito enérgico  vacía el vientre
unificando su imagen en la superficie.
Disuelve el telar de la imaginación
y abre al tiempo su proyección de mirada.
Libera el llanto la llamada de la vida
y el crujir de la escarcha
se detiene en un rincón de la noche.
Oblicuo descender de un futuro
que sembrará  ojos en la orilla del destino,
labios en lo estrecho de una falda

y pájaros en los pies de quien ame.

Graciela Giráldez, 2013. Colección Por Amor al Arte de la ALP

domingo, 8 de octubre de 2017

Revista Brotes Digital Nº 38 - Disfrases

Aquí comparto otra tirada de la revista brotes digital donde han publicado otro de mis relatos en la sección "Aventuras en verso" Página nº 21

Pinchar sobre el título para acceder a la revista: 

Disfrases


 “Los años pasan, voy a llegar tarde”
Alejandra Pizarnik

Hay gente que  mira con los ojos llenos de objetos que no entiendo,  sus miradas parecen pájaros disfrazados de decepción. Saben cómo mirar, cómo acabar con el duro borde que  separa el  bien del mal.  Saben encontrar el misterio de mi rostro y tocar ahí, donde más duele. Saben que dejo caer mi cabeza contra el suelo de lo inesperado, que el vértigo me da miedo  y que sus bocas son pozos gigantes que absorben ese tiempo que acelera mis pasos ayudándome a  huir, por qué no sé, lo que sucederá a continuación. Lo único que sé, es que he salido de los brazos de la muerte y ahora, me siento distinta: aprendí a escuchar la música en el silencio, a reconocer los ojos de un poeta, a ver los míos en el espejo, a  detener los años, a no llegar tarde y a llevar los recuerdos en el bolsillo. También aprendí,  que ese deseo atento de la palabra tiene que luchar para ser escuchado, cuando grito: ¡Estoy bien, vivo! y que al final… siempre cae la lágrima que hace justicia.


Graciela Giráldez – Diciembre 2014

lunes, 10 de julio de 2017

Revista Brotes Digital Nº 37 - El Suceder de las cosas

Aquí comparto otra tirada de la revista brotes digital donde han publicado otro de mis relatos en la sección "Aventuras en verso" Página nº 20 

Pinchar sobre el título para acceder a la revista: 

El suceder de las cosas  



Unos ojos cambiaron el sentido de mi sufrimiento y empezaron a suceder cosas en mi cuerpo. El primer cambio fue la voz. Se fue el chillido de la infancia y la agudeza que tenía mi voz en la juventud emanó hacia un nuevo centro. Ahora es grave, parece que saliera de debajo de mi garganta. He de acostumbrarme a su nuevo sonido, a su nuevo eco, que sólo repite lo que no quiero escuchar. Le siguieron las manos. Que cuando se dieron cuenta estaban vacías y huecas; acariciándose la una a la otra y escribiendo, lo que  no quiero leer. Luego siguieron los pies. Que no supieron detenerse y llegaron a tocar los objetos que la soledad deja morar  en un tiempo que no se puede ver, pero sí sentir.
También cambiaron mis sentidos y también, sucedieron cosas. El mundo se despobló en el umbral de mis labios y me abandoné en el peligro de no decir nada. Insistí en la búsqueda del significado del miedo, cuando el perfume de esos ojos me hacía soñar cosas, desconocidas para mi alma. Y lentamente comprendí,  que lo que hoy muere ante mis ojos también va cambiando de forma, como mi vida, que antes estaba llena de visiones y figuras y hoy sólo tiene temores y deseos no cumplidos. 
Así, fueron sucediendo las cosas, me volví más vieja y no sé cuando paso. El recuerdo me volvió más vulnerable y esos ojos me roncaron la voz. Yo sé que es imposible la eternidad y se acerca despacio ese tiempo de la madurez, de la soledad, como cuando me acerco al espejo para ver mi rostro sucedido por el tiempo.
Esos ojos, dueños de la ausencia se multiplican en la noche,  mientras me pierdo en la oscuridad del suceder de las cosas.
Graciela Giráldez – Marzo de 2015

Junio mes de vacaciones familia y amigos de Buenos Aires

Algunas fotos del viaje